Cambios metabólicos que implica la Anticoncepción Hormonal

Los anticonceptivos hormonales orales pasan al torrente sanguíneo para poder llevar a cabo su acción. Esto implica que pueden interferir en algunos procesos del organismo o provocar cambios en el metabolismo de la mujer.

Uno de los cambios, no el más importante, que se dan con un uso continuado de este tratamiento es la aparición de los síntomas que conllevan a una depresión de carácter leve. Esta depresión se suele asociar a los principios activos que conforman el componente gestágeno, puesto que son los que más inciden en el comportamiento y la psicología femenina. A pesar de ello, no suele darse tanta importancia y se incide más en otros cambios que pueden suponer un cierto riesgo como lo es el cardiovascular.

Antes de citar estos factores, cabe decir que a día de hoy todavía se están realizando estudios clínicos (o esperando resultados epidemiológicos) que puedan relacionar la terapia hormonal con la aparición de tumores, como el de mama. Parece que los últimos resultados disponibles sí que demuestran un ligero incremento en el riesgo de desarrollar cáncer en mujeres que empiezan pronto a tomar anticonceptivos hormonales (hasta 4 años de tratamiento) respecto a mujeres que no emplean este método.

Esto puede ser debido a que al empezar muy jóvenes la ovulación queda inhibida y no se produce durante una larga temporada, meses e incluso años, pudiendo causar que la mama no llegue a desarrollarse completamente. Se origina entonces una inhibición madurativa de las mamas.

anticonceptivas orales problemas

Por otro lado, y esto ocurre a todos los rangos de edad y con otros métodos, es que existe un mayor riesgo a contagiarse con el virus del papiloma humano, aumentando también el riesgo de desarrollar cáncer en el cuello uterino.

Para todos lo casos, se necesitan todavía más resultados y estudios definitivos ya que la información aportada no es suficiente para establecer sólidamente la relación causa-efecto.

Riesgo Cardiovascular producido por anticonceptivos

La mayor preocupación de la terapia con hormonas combinadas es la dosis empleada de estrógeno y gestágeno, así como la generación de la molécula (principios activos más antiguos suelen ser los problemáticos).

Los estrógenos modifican los factores de la coagulación incrementando el riesgo a padecer una embolia u originar trombos a cualquier nivel. Por otro lado, son beneficiosos para la tasa de colesterol en sangre ya que aumentan el denominado HDL o colesterol bueno.

¿Y esto no es beneficioso? Sí. Lo que pesa que la fracción que pertenece a la dosis de gestágenos hace todo lo contrario. Estímula la producción de LDL o colesterol malo y disminuye el HDL, por lo que el riesgo tiene mucho que ver con la relación entre ambas dosis.

anticonceptivas hipertensión

Los gestágenos provocan un aumento de la tensión arterial, que desaparece cuando ésta decide abandonar el método. En un principio, esto no supone problema alguno, sobretodo en mujeres que tienen una tensión normal o incluso por debajo de la media. En cambio, hay que tener cuidado y ser conscientes de que mujeres con hipertensión o problemas con los factores de coagulación deberán plantearse el uso prolongado con anticonceptivos hormonales orales o consultar previamente a su médico para que pueda realizar una valoración más exhaustiva.

Metabolismo Hepático y Biliar en la Mujer

En los que respecta a cambios o afectación en los niveles de proteínas hepáticas, las nuevas generaciones de anticonceptivas orales no suelen representar ya una complicación grave, puesto que no son problema. Lo que sí existe es un riesgo, aunque muy bajo, de desarrollar cálculos biliares, sobretodo durante los primeros meses y en mujeres que tienen tendencia a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *